3 tips para no agobiarte cuando no sabes vender

Si hay un error que la mayoría de las personas que deciden emprender cometen es la de dar prioridad a formarse en un montón de disciplinas relacionadas con lo que podríamos llamar la parte técnica de su trabajo, es decir, se piensa que por hacer más y más cursos que completen la formación que uno ya tiene va a tener asegurada la llegada de clientes a cascoporro. Esto es especialmente significativo en profesionales que quieren vivir de sus propios servicios (coaches, terapeutas, diseñadores, consultores, etc).

Si ese es tu caso, siento aguarte la fiesta, pero la realidad es que el mundo puede perderse todo lo bueno que le puedes aportar por, sencillamente, resistirte a aprender vender.

Y es que muchas veces no se le concede la importancia que merece a este hecho, hasta que te das cuenta que sigues estancado en el mismo punto, que a lo mejor más o menos te apañas pero en el fondo algo te dice dentro de ti que vas a seguir estancado de por vida. Y la manera de solucionarlo muchas veces es con otro curso, pero no para aprender a vender, sino de algo que te permitirá saber más para ser mejor en lo tuyo y poder dar mejores servicios. Como no vendes crees que no eres lo suficientemente bueno y  vuelves a hacer otro curso y además, déjame que adivine, no te conformas con cualquier curso, no, te metes a hacer un “cojomaster” que encima dura la tira de tiempo con el que vas a ser el rey o la reina del mambo. Y así puedes seguir dando vueltas como un hamster en la rueda de su jaula porque en el fondo te estás engañando a ti mismo y lo que haces es postergar algo incómodo como es aprender a vender.

Si no paras de hacer cursos y no te lanzas es porque tienes miedo a vender Clic para tuitear

¿Por qué pasa esto?

Algo sé de ello 😉 …y en mi curso de los 13 errores te cuento un poco más sobre el tema, porque si hay alguien que se haya resistido como gato panza arriba para no aprender a vender he sido yo, vamos, que si en algo era especialista era en no vender, tal cual, créeme. Tras mi experiencia te puedo decir que esto pasa porque tienes un compañero de viaje que más tarde o más temprano tendrás que dejarlo en la estacada y me estoy refiriendo a “nuestro amigo” el PERFECCIONISMO.

Mi padre siempre me decía que las cosas bien hechas bien parecen y es cierto, pero una cosa es que las cosas estén bien hechas y otra bien distinta es que tengan que ser perfectas. La perfección no existe porque sencillamente todo está en continuo cambio y evolución (afortunadamente). Míralo desde este otro punto de vista: ya eres perfecto y lo que haces es perfecto porque es lo que sabes hacer. Desaprender para aprender cosas nuevas forma parte del camino, ahora bien, no hay que obsesionarse y una cosa es vivir en un proceso de mejora continua y otra bien distinta creer que no eres bueno. En aquello a lo que llegas eres perfecto y te diré una cosa, si quieres ser bueno en algo prepárate para no serlo al principio. No pasa nada.  La mejora llega a base de práctica.

Ya eres perfecto y lo que haces es perfecto porque es lo que sabes hacer Clic para tuitear

master-desaster

Si ya te estás empezando a dar cuenta de que si no te conviertes en vendedor tu negocio no va a salir adelante, me dirás, vale, Azu, ¿por dónde empiezo? ¿y cómo hago para no agobiarme?

Allá van 3 tips que en su momento a mí me ayudaron mucho:

Piensa que vender es servir a los demás

Cada vez que recomiendas algo que te gusta, cada vez que preparas un plan con tus amigos, cada vez que le dices a alguien de tu entorno que le puedes ayudar porque sabes hacer esto o lo otro, estás vendiendo. Sí, estás ofreciendo algo que sabes hacer y que va a ayudar a los demás. En el primer caso les ayudas porque van a beneficiarse de algo que tú sabes que es bueno y les va a solucionar un problema, en el segundo porque van a estar encantados con que les organices algo y en el tercero creo que no hace falta que te explique por qué. Por lo tanto, a la hora de aprender a vender ninguno partimos de cero porque sin darnos cuenta nos pasamos la vida vendiendo. Darme cuenta de esto fue fundamental para mí porque mi concepto sobre la venta empezó a cambiar.

Piensa en términos de posibilidades y no te aferres

Si todo el mundo comprara mis servicios no daría abasto. Esto puede parecerte una chorrada, pero a mí me ayudó en su día para no caer en esa mezcla de frustración y decepción que supone que alguien que tu esperabas que te dijera que sí de pronto te dice que no.  Sé lo que pasa, piensas que no va a haber más. Esto es algo parecido a cuando te deja el novio o la novia, que piensas que no vas a encontrar a nadie más. Si no lo buscas desde luego que no lo vas a encontrar 😉 Con la venta es igual. Tienes que pasar página y seguir buscando. Y darte cuenta de esto es el primer paso para entender que el NO en la venta es necesario. No te empeñes en que te tenga que decir que SÍ una determinada persona. Piensa en cuántos SÍES necesitas para ingresar el dinero que te permitirá llevar la vida que quieres llevar y a partir de ahí concéntrate en buscarlos y sin darte cuenta acabarán apareciendo donde menos te lo esperas. Dicho de otra manera, practica el desapego y no te aferres a lo que se escapa a tu control.

En la venta piensa en posibilidades y no te aferres a lo que no fluye Clic para tuitear

Enamórate de lo que haces

Enamorarte de lo que haces es creer en ello y en todo lo que puedes aportar. Esa historia de amor es la que te llevará a generar entusiasmo y está demostrado que la pasión aumenta en un 30% tus probabilidades de conseguir una venta. Como me dijo una vez uno de mis maestros en esto de vender, la gente compra pasión y seguridad, no compra duda.

Ese es el punto de partida imprescindible para que te conviertas en lo que realmente tienes que ser: el mejor embajador de tu marca y tus servicios. A partir de ahí lo siguiente es aprender a vender, formarte para profesionalizar la venta.

Y por último, pico y pala. Porque la venta es una habilidad y como todas las habilidades requiere entrenamiento continuo lo que se traduce en que tienes que salir a vender todos los días. Al principio puede que no te guste y siempre hay periodos de parón por circunstancias ajenas a ti con los que tendrás que aprender a convivir.

La venta es una habilidad que debes entrenar a diario para vivir de tu negocio Clic para tuitear

La venta es siembra y la recogida no suele ser inmediata. Pero te puedo asegurar que no hay nada que te dé mayor satisfacción como emprendedor que convertirte en el mejor embajador de tus servicios y conseguir venderlos. Es el premio a tu esfuerzo, dedicación y constancia. No te prives de vivir ese disfrute 😉

Continúa aprendiendo para conseguir tu sueño de vivir de tu negocio de consultoría, coaching o terapias con mi entrenamiento online gratuito Los 3 errores de base por los que no vendes tus servicios de consultoría, coaching o terapias y cómo solucionarlos. Si corriges esto y lo aplicas correctamente te aseguro que va a haber un antes y un después en los resultados de tu negocio.

Deja un comentario. Me los leo todos 😉

 

 

 

 

Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en

Azucena Fraile Muñoz

La coach de los profesionales que quieren reinventarse a los 40 at AzucenaFraile.com
De ingeniero superior de telecomunicaciones a coach y mentora independiente, desde 2011 ayudo a otros profesionales a dar el paso. Estrategia y superación personal para que consigas más dinero y más libertad con tu negocio de consultoría, coaching o terapias.
Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en