Cuando llegues a este punto se dispararán tus ventas

Reinventarte y emprender tu negocio de servicios es un proceso de transformación que se desarrolla mediante dos procesos de aprendizaje que van en paralelo:

  • El aprendizaje estratégico de cómo se sientan las bases del negocio y cuáles son los pasos a dar.
  • El aprendizaje de una nueva manera de pensar, sentir y hacer, con la gestión de emociones como palanca de cambio.

Y es que por mucho que te aprendas todos los pasos que hay que dar y cómo se tienen que hacer las cosas, ese “cómo” sólo serás capaz de materializarlo cuando ese segundo aprendizaje emocional lo interiorices de verdad. Y a su vez, por mucho que pienses de manera diferente si no tienes una guía de cómo se manejan los mandos de ese coche llamado “negocio de servicios de…(el número de caballos de potencia los pones tú 😉  ) que quieres conducir, tampoco llegarás. En mis programas trabajo con ese doble enfoque para que consigas resultados cuanto antes.

Las personas tenemos dificultades para adaptarnos al cambio porque todo cambio va acompañado de un período de aprendizaje que suele ser incómodo porque nos hace sentir torpes y, dependiendo del grado de autoexigencia de cada uno, hasta inútiles. No hay que llevar las cosas al extremo y cuando algo no te sale es porque aún hay algo que no estás haciendo bien porque realmente aún no lo has aprendido. Dale un toque de normalidad (si se lo das de humor entonces es de nota 😉 ) a ese proceso para poder disfrutarlo.

Lo que ocurre es que ese segundo aprendizaje del que te hablaba es mucho más incómodo que cualquier otro porque implica mirar hacia adentro de uno mismo, conocer tus luces y tus sombras y enfrentarte a tus miedos y, me vas a permitir la expresión por escatológica que pueda sonar, a la “mierdecilla emocional” que es fruto de la educación y del amor o falta de amor que hemos recibido y de los referentes en los que nos hemos fijado para aprender.

Por lo tanto, sólo cuando esos dos aprendizajes llegan a su punto de madurez conseguirás que se disparen tus ventas y no sólo lo vas a notar en tus números sino en tu manera de sentir cuando haces las cosas.

¿Cuáles son las claves que te indican que estás llegando a ese punto?

Acércate más…que te lo cuento 😉

Aceptas en vez de sufrir

Encontrar a tus clientes potenciales y conseguir atraerles y que te compren es el gran meollo de la cuestión en el sentido de que es el campo de pruebas de ambos aprendizajes. Es un camino de ensayo y error constante y en el que nunca vas a tener un 100% de acierto. Piensa que cuando emprendes tu negocio de servicios, te mueves en la incertidumbre y la única manera de gestionarla es entendiendo que lo que manejas son probabilidades, unas más altas y otras más bajas, de conseguir tus logros. Cuando aceptas que eso es así, dejas de sufrir y en vez de lamentarte por lo que no consigues, te enfocas en lo que vas obteniendo, que no necesariamente tiene por qué ser una venta, puede ser algo tan sencillo como que has tenido una reunión de venta con un cliente y te has sentido cómodo, seguro de ti mismo y has disfrutado el momento.

Notarás que estás llegando a este punto cuando los errores pasen casi desapercibidos y sólo veas la cantidad de posibilidades que tienes abiertas, que serán cada vez más porque lo que estás haciendo es enfocarte en ellas y atraerlas.

Enfocarte en posibilidades y no en carencias es la diferencia entre la abundancia y la escasez. Clic para tuitear

Te pones en tu sitio

Ponerte en tu sitio significa poner tus límites con tus colaboradores, con tus proveedores, con tus clientes. Lo digo muchas veces en mis artículos, es vital que te conozcas a ti mismo y sepas a quién puedes ayudar mejor, con quién te sientes más confortable, con quién eres capaz de dar lo mejor de ti mismo y ser mejor profesional. Hay mucha gente que necesita ayuda pero no a todos puedes ayudarles porque necesitas dos cosas para poder ayudarles como se merecen:

  • Que estén dentro de lo que es tu especialidad.
  • Que puedan pagarte.

Dicho de otra manera: necesitas rebosar conocimiento y abundancia para poder ayudar con tu negocio. Querer ayudar a todo el mundo, esté o no esté en tu mano, genera un desgaste emocional que te acaba pasando factura en tu salud y en tu bolsillo. ¿Es eso lo que quieres?. Seguro que no, y no, eso no es egoísmo, es amor propio y para amar lo que haces y amar a los demás primero has de aprender a quererte a ti mismo y buscar la manera de apartarte de aquello que te daña y te impide poder seguir ayudando. Es importante que esto lo interiorices para poder avanzar.

Notarás que estás llegando a este punto cuando seas capaz de decir que no a personas que necesitan una ayuda distinta a la que tú puedes dar y no te sientes mal por ello porque sabes que las personas que pueden ayudarles son otras, no tú. Si las conoces, ponles en contacto y les habrás ayudado más de lo que te imaginas.

Conviértete en la mejor opción para unos pocos en vez de querer ayudar a todo el mundo Clic para tuitear

Te enfocas en las tareas que generan pasta

Si hay una cantinela que todo emprendedor mantiene es que no tiene tiempo para nada y que al final del día tiene la sensación de que ha hecho todo lo que no tiene que hacer. Si te pasa eso es por dos cosas:

  • No sabes decir que NO o AHORA NO.
  • No priorizas correctamente.

Lo primero de nuevo tiene que ver con los límites, y lo segundo con que crees que lo importante es todo lo que no tiene que ver con salir al campo de pruebas, darte a conocer y vender. Por si fuera poco estás más pendiente de tu reconocimiento y de que te den la palmadita en la espalda que de generar negocio. No alimentes tu ego, alimenta tu bolsillo haciendo más feliz la vida de los demás. Esa es la clave.

No alimentes tu ego, alimenta tu bolsillo haciendo más feliz la vida de los demás. Clic para tuitear

Sabrás que estás llegando a este punto cuando tu día termina sólo cuando has hecho todas tus tareas de captación, venta y seguimiento de clientes. Mientras eso esté en un segundo plano y lo hagas cuando te dé el punto, seguirás estancado y lamentándote por no tener clientes.

A partir de ahora encamina tus acciones internas y externas en estas 3 direcciones y no te dispersarás porque las 3 son complementarias y enfocan al mismo punto: al de que seas feliz no ya con tu trabajo, sino con tu vida.

Y ahora dime..¿qué es lo primero que vas a hacer para caminar en esa dirección? Anímate a compartirlo en los comentarios.

¿Me ayudas a llegar a más personas?. Comparte el artículo en tus redes. Gracias 😉

Apúntate ahora al club #emprende40 y llévate de regalo mi curso gratuito de los 13 errores, basado totalmente en mi experiencia, donde te cuento unos cuantos que yo misma he cometido para que no caigas tú también en la misma trampa y empieces a ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo. Pasa a la acción pinchando más abajo y sal de dudas 😉

 

 

 

 

 

Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en

Azucena Fraile Muñoz

La coach de los profesionales que quieren reinventarse a los 40 at AzucenaFraile.com
Especialista en habilidades de liderazgo y comunicación, Azucena ayuda a emprender con éxito a consultores, coaches, terapeutas, profesionales de terapias dirigidas a la salud y bienestar u otros profesionales de servicios que quieren continuar su carrera por su cuenta para conseguir mayor independencia y satisfacción personal.
Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en