La enfermedad del buen profesional que no crece

Si hay algo de lo que estén aquejados en sus inicios la mayoría de coaches, terapeutas y demás profesionales que quieren trabajar por su cuenta en el ámbito de la salud y el bienestar físico o emocional de las personas, es de una enfermedad que se llama…

“Buenismo: te cobro poquito al principio y luego lo mismo”

Yo también he pasado por ello. Sencillamente, no te atreves a cobrar lo que realmente valen tus servicios. Los factores que te llevan a tener ese miedo son varios…

  • El mercado. Es cierto que cada gremio tiene unos precios más o menos base según el mercado pero lo cierto es que los más atrevidos y que realmente creen en lo que hacen, siempre van un poco por encima de esos precios base.
  • No confías en que te vayan a pagar tanto y tú mismo pones ya a tus servicios la etiqueta de “caros”, con lo que sales a vender con un letrero en tu frente inconsciete que dice “lo que vendo es caro y posiblemente no lo puedas pagar”. ¿Resultado? Para confirmar tu creencia, efectivamente, aparecen clientes que no te pueden pagar. Ya sabes…pide y se te dará 😉
  • No te crees lo suficientemente bueno y eso te lleva a no parar de formarte, de ser un profesional cada vez mejor preparado que sigue cobrando lo mismo.
  • Sabes que aportas mucha ayuda a los demás con tu trabajo, pero algo dentro de ti te dice que está mal cobrar por ayudar a los demás. Como me dijo mi mentora, Aida Baida, en su momento, que tú estés en bancarrota no ayuda a nadie.

El resultado es que estás desarrollando tu negocio con mentalidad de ONG y no estás poniendo en valor tu trabajo. ¿La consecuencia?

Te has puesto un techo que te impide crecer

Hagas lo que hagas, con esa mentalidad no vas a ninguna parte, creéme, y cuanto antes la cambies antes empezarás a disfrutar de tu negocio y más personas podrán beneficiarse de todo lo que tienes dentro de ti para aportarles.

Cuando no pones en valor tus servicios te estás poniendo un techo que te impide crecer Clic para tuitear

¿Cómo puedes empezar a darle la vuelta a esa manera de pensar?

1. Foco en lo que aportas a tus clientes

Muchas de las respuestas que buscas a lo que te impide avanzar las tiene tu cliente. Escúchale lo que le duele para acertar mejor con tus servicios, pero escúchale también lo que dice de ti. Mis clientes hay dos cosas que me dicen a menudo: “ha sido la mejor inversión de mi vida” y “eres como un faro que ilumina el camino”. Al principio sólo oía lo que decían sin hacer mucho caso y lo siguiente que me preguntaba era “¿qué demonios habrán visto en mí? Si total, lo que he hecho no es para tanto…”. Dicho de otra manera, no hacía caso a esas palabras. Sin embargo, puedo asegurarte que cuando empecé a escuchar de verdad esos halagos sinceros, además de nacer en mí un sentimiento de agradecimiento, empecé a darme cuenta de que si lo decían era por algo. Ahora es algo que no sólo me alegra oír, sino que motiva cada vez más en mi trabajo y me confirma que mis servicios están a la altura de lo que mis clientes esperan de mí y merecen ser recompensados económicamente por ello.

¿Y a ti? ¿Qué te dicen tus clientes? Atrévete y compártelo en los comentarios al final de este post ya verás qué buena energía te genera en el cuerpo 😉 Qué daño ha hecho al mundo la falsa modestia…una cosa es alardear e ir por la vida en plan gallo de corral y otra muy distinta es ir diciendo en qué eres bueno para ayudar a los demás y todo lo bueno que los demás dicen de ti. Así que, suéltate la melena a partir de ahora, ¿vale?

2. Foco en el cliente con mentalidad ganadora

Lo comentaba al principio. Si dudas de que tu cliente vaya a poderte pagar, atraerás a clientes que efectivamente cumplan esos requisitos. Lo que te ocurre es que piensas que eso es lo único que existe en el mundo y no es así. Es importante que te enfoques en clientes con mentalidad ganadora. Una cosa es que estén en un bache y otra muy distinta es que estén en un punto de desesperación y situación crítica económicamente que desgraciadamente no tengan ni para comer. Esa persona necesita ayuda pero si lo que quieres es vivir de tu negocio, tienes que ganar dinero, y tú no  le puedes ayudar. Esa persona no es tu cliente. Tu cliente es el que, si bien pueda estar un poco achuchado económicamente, puede y quiere hacer el esfuerzo porque sabe que tú eres la persona indicada para ayudarle a superar el bache. Al final lo que ocurre es que con esa persona trabajas en sintonía, a gusto y lo mejor de todo, obtiene resultados y eso es lo mejor que te puede pasar.

Si quieres crecer en tu negocio enfócate en atraer clientes con mentalidad ganadora Clic para tuitear

3. Foco en lo que te hace feliz en tu trabajo

Recibí no hace mucho un mail de Diana Fontánez, un auténtico referente en el mundo del coaching y a quien sigo desde hace un tiempo, un ejercicio de 4 preguntas, muy sencillo aparentemente. Lo de aparentemente es porque las preguntas no son de las que se responden a la primera…

  • ¿Qué te hace feliz?
  • ¿Qué tienes que hacer para lograrlo?
  • ¿En quién tienes que convertirte para lograr lo que te hace feliz?
  • ¿Qué tienes que dejar ir para lograr lo que te hace feliz?

Te invito a que lo hagas tú también. Independientemente de lo que respondas, lo cierto es que si me estás leyendo es porque el éxito de tu negocio contribuye a tu felicidad y el primer paso para lograrlo es conectar con tu propia esencia y creer en ti, y cobrar por tus servicios es un ejercicio de amor hacia ti mismo. Si torpedeas tu felicidad continuamente, ¿cómo vas a ayudar a otros a ser felices?

El éxito de tu negocio nace de conectar con tu esencia y creer en ti Clic para tuitear

En mis programas trabajo para ayudarte a cambiar tu mentalidad y empezar a pensar de manera diferente, porque tu negocio no es un hobbie para pasar el rato, sino un canal a través del cual realizarte profesional y personalmente y llevar la vida que realmente deseas y para eso, tal y como hemos diseñado el mundo, hace falta dinero. Dudo mucho que te imagines una vida con problemas económicos. ¿verdad?

Continúa aprendiendo para conseguir tu sueño de vivir de tu negocio de coaching con mi entrenamiento online gratuito Los 3 errores de base por los que no vendes tus servicios de consultoría, coaching o terapias y cómo solucionarlos. Si corriges esto y lo aplicas correctamente te aseguro que va a haber un antes y un después en los resultados de tu negocio.

¿Me ayudas a llegar a más personas?. Comparte el artículo en tus redes. Gracias 😉

 

Deja un comentario. Me los leo todos 😉

Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en

Azucena Fraile Muñoz

La coach de los profesionales que quieren reinventarse a los 40 at AzucenaFraile.com
De ingeniero superior de telecomunicaciones a coach y mentora independiente, desde 2011 ayudo a otros profesionales a dar el paso. Estrategia y superación personal para que consigas más dinero y más libertad con tu negocio de consultoría, coaching o terapias.
Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en