Las 3 señales definitivas de que es tu momento para dar el salto

A menudo me preguntan cómo supe cuándo era mi momento de dar el salto definitivo y lanzarme a trabajar por mi cuenta en mi negocio de coaching y formación y dejar atrás la multinacional para la que trabajé durante 15 años. En realidad podríamos decir que es como una especie de llamada, es algo que sientes en tu interior y que realmente lo vas a saber. Es un momento muy especial en el que a pesar del miedo a dar el primer paso, hay una fuerza mucho mayor que te empuja hacia adelante.

Pero independientemente de que tú mismo lo vas a saber escuchando lo que te dice tu voz interior, lo cierto es que ese momento no es fruto de un arrebato que te da de repente tras una noche de resaca, mas bien es fruto de todo un proceso de preparación para darlo con seguridad. Esa preparación incluye:

  • Formarte en las disciplinas necesarias para desarrollar tu nueva actividad. Esta fase no debes prolongarla demasiado o no pararás de formarte en tu nueva profesión pensando que es lo que más necesitas cuando no es cierto. Necesitas aprender a desarrollar un modelo de negocio que vaya contigo y con esto paso al siguiente punto…

 

  • Dar forma a tu negocio y saber muy bien los pasos que tienes que dar y tener una idea muy clara de cómo va a ser tu sistema de trabajo a partir de ahora, porque la película cambia bastante. Bien es cierto que todo eso lo vas a ir ajustando a medida que vayas avanzando, pero lo cierto es que no hacerlo sería ir como pollo sin cabeza. Tras mi experiencia te diré que la formación no es suficiente y la figura del mentor aquí es fundamental para aumentar considerablemente tus probabilidades de éxito, tener resultados rápidamente y ahorrarte muchos disgustos y decepciones.

 

  • Entrenar tu mente y confiar en tu talento.

 

En cualquier caso, no debes prolongar demasiado toda esta fase de preparación por la sencilla razón de que si lo haces no pararás de darle vueltas pensando si estás lo suficientemente preparado o no cayendo en la trampa de no parar de formarte y postergar la decisión eternamente. He tenido clientes que llevaban años queriendo tener su propio negocio, teniendo todo preparado y sin dar un paso. El exceso de formación paraliza.

Todo este proceso ha de acercarte cada vez más hacia ese borde del precipicio en el que te lances con ese paracaídas tan característico que está tejido por el vértigo y la emoción de algo nuevo que comienza porque tú has elegido vivirlo.

Sé por experiencia, que todo ese proceso es un continuo ir hacia adelante y hacia atrás, dudando una y otra vez de si vas a hacer lo correcto o no. No obstante, te cuento las 3 señales inequívocas de que ese momento ha llegado y creéme que cuando las percibes, sucede algo mágico que hace que de repente se den las circunstancias idóneas para que des el salto. Es como si de pronto te pusieran una red y supieras que no tienes excusas, y lo mejor de todo, ese salto lo das lleno de felicidad y lo vives como una auténtica liberación. Por fin has conseguido soltar lastre.

 

 

Si percibes estas 3 señales, ha llegado tu momento, no lo dudes

1. Despido interior

Podríamos decir que el despido interior es la sensación de que sólo tu cuerpo va a tu lugar de trabajo, me explico. Te sientes continuamente fuera de lugar, sientes que no encajas ni con lo que haces, ni con el entorno e incluso si lo llevas al extremo, sientes que ya no tienes nada en común con una buena parte de tus compañeros de trabajo. ¿Por qué sucede esto? Porque tú ya estás en otra guerra.

Aparentemente estás bien porque tienes tu salario a fin de mes, pero has llegado a un punto que ni siquiera eso te satisface. No diría que lo desprecias pero lo cierto es que ya ni siquiera ese sueldo que te da de comer te satisface. Tu sentimiento es de falta de implicación y compromiso en lo que haces. Te aterra soltar lo que tienes entre manos, pero sabes de sobra que ese no es tu lugar. Te sientes atrapado en una especie de jaula de oro.

2. Tu salud se resiente

Aquí me refiero tanto a tu salud física como emocional (en el fondo una está relacionada con la otra). Cuando tu cuerpo se rompe o empiezas a tener un principio de depresión o un cuadro importante de ansiedad, es hora de dar el giro. Ningún trabajo merece que tu bien más preciado pague por ello. Como digo muchas veces, tu mente puede engañarte, pero tu cuerpo jamás. Creéme que cuando dejas atrás aquello que te hace daño tu cuerpo es el primero que lo agradece y adquirirá el estado de energía que necesitas para dar el salto que tanto anhelas.

Cuando tu cuerpo se rompe es hora de decir adiós e iniciar una nueva etapa en tu vida. Clic para tuitear

 

3. Cuando imaginas tu vida sin ese trabajo todo cobra sentido

Te recomiendo que hagas un sencillo ejercicio. Haz una lista de todas las cosas que podrías hacer si no tuvieras ya ese trabajo. Muchas de esas cosas las estás haciendo ya porque precisamente te estás encaminando a lanzar tu negocio, pero hay otras muchas que no acabas de poner en marcha porque te escudas en que no tienes tiempo. Pues bien, imagina que dispones de todo el tiempo del mundo porque ya no lo ocupas con un trabajo que decididamente vas a dejar atrás. Imagina todo lo que harías, sólo por un momento. Este simple ejercicio te pone en un estado de ánimo tal que el impulso que necesitas para dar el último paso aparece. Es una fuerza interior que vas a sentir. Tu momento de empreder ha llegado.

Tensa la cuerda en la dirección de tu nuevo futuro a base de acción y se romperá solita… Clic para tuitear

En cualquier caso has de tener en cuenta algo importante. A veces piensas que no estás dando pasos y sí los estás dando. Lo que ocurre únicamente es que los das tímidamente porque vas arrastrando un lastre que necesitas soltar y para empezar a probar tu negocio no hace falta dejar tu trabajo de golpe. Hazlo de manera paulatina, tensa la cuerda en la dirección de tu nuevo futuro a base de acción y se romperá solita dejando atrás lo que te impedía avanzar.

Continúa aprendiendo para conseguir tu sueño de vivir de tu negocio de consultoría, coaching o terapias con mi entrenamiento online gratuito Los 3 errores de base por los que no vendes tus servicios de consultoría, coaching o terapias y cómo solucionarlos. Si corriges esto y lo aplicas correctamente te aseguro que va a haber un antes y un después en los resultados de tu negocio.

Deja un comentario. Me los leo todos 😉

¿Me ayudas a llegar a más personas?. Comparte el artículo en tus redes. Gracias 😉

 

Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en

Azucena Fraile Muñoz

La coach de los profesionales que quieren reinventarse a los 40 at AzucenaFraile.com
De ingeniero superior de telecomunicaciones a coach y mentora independiente, desde 2011 ayudo a otros profesionales a dar el paso. Estrategia y superación personal para que consigas más dinero y más libertad con tu negocio de consultoría, coaching o terapias.
Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en