Por qué postergar es sinónimo de perder dinero

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Una de las cantinelas más famosas de nuestras abuelas, ¿verdad?. A quien su abuela no le haya dicho esa frase alguna vez que tire la primera piedra.

Las personas tenemos tendencia a postergar aquello que no nos gusta o que nos incomoda, aunque sepamos que lo tenemos que hacer por narices. La lista de acciones que postergamos en nuestro día a día es infinita y va desde cualquier tarea que tenga que ver con la limpieza de la casa hasta llamar por teléfono al dentista para que te dé cita para hacerte una limpieza de boca, no vaya a ser que tenga que enchufarte el torno para ponerte un empaste porque se te ha picado una muela.

Postergar es un hábito que si quieres emprender con éxito tendrás que cambiar sí o sí porque cuando se trata de negocios, postergar es sinónimo de perder dinero.

En los negocios, postergar es sinónimo de perder dinero. Clic para tuitear

¿Qué es lo que la mayoría de emprendedores postergan?

Te lo puedo decir más alto, pero no más claro: EL ÉXITO.

Absurdo, ¿no?, porque todo el mundo quiere tener éxito en su negocio, entendiendo por éxito tener un negocio en el que disfrutes con lo que haces y ganes el dinero que necesitas para vivir la vida que quieres llevar.

Sí, es absurdo postergar las acciones que te llevarán a conseguir algo que ansías tanto, pero es tan cierto como que me llamo Azucena. Me dirás, bueno, también está el miedo al fracaso. Para mí son dos caras de la misma moneda porque simplemente con no intentar lo que quieres conseguir ya estás fracasando aunque no te des cuenta.

¿Por qué temes al fracaso si cuando no intentas lo que quieres conseguir ya estás fracasando? Clic para tuitear

Para que cambies el hábito es importante que primero entiendas por qué lo haces, o mejor dicho, para qué, es decir, qué beneficio oculto obtienes con ello. Te doy algunas claves…

  • Piensas que no lo vas a conseguir.
  • Piensas que aunque lo consigas no vas a ser capaz de mantenerlo y acabarás haciendo el ridículo.
  • Piensas que el éxito te va a traer un exceso de responsabilidades y no estás seguro de estar a la altura.
  • Piensas que el éxito define tu valía como persona y que tienes que ser perfecto y que cuando lo tengas ya no te puedes permitir fallar.
  • Piensas que la gente de tu entorno no lo va a soportar bien por envidia o bien porque tú sientas, aunque sea a nivel inconsciente, que les abandonas.

Éste último pensamiento puede que te sorprenda pero lo cierto es que a nivel inconsciente estamos programados de alguna manera para no superar el techo de éxito que alcanzaron nuestras familias. Romper con esa programación, si es tu caso, es fundamental para tu progreso.

En cualquier caso, para solucionar el problema, en todos los casos que te acabo de comentar te dices aquello de “Sta Rita, Sta Rita que me quede como estoy”. Dale la vuelta: el que no arriesga no gana. Sí, el refranero tiene respuesta para todo, así que aprovecha y elige las que te impulsan en vez de las que te frenan.

Hasta ahí los beneficios. Pero, ¿qué hay de las pérdidas?. Quiero que seas consciente de lo que supone postergar determinadas acciones a la hora de emprender, del precio real que te están costando y de las consecuencias que tiene todo eso en tu vida y en la de las personas que te rodean. No pretendo asustarte, que Halloween ya pasó. Tan sólo quiero ayudarte a que superes a ese gran saboteador que te lleva siempre a postergar y acabar haciendo lo que no toca o, peor aún, a no hacer nada.

Vamos con algunas de ellas…

Postergar una formación vital para tu progreso

Seguro que te has visto en la situación. Necesitas una determinada formación muy importante para seguir avanzando (normalmente suele ser la formación en ventas y desarrollo de negocio). Sin embargo te buscas siempre mil y una excusas para no hacerla. Y esas mil y una excusas en el fondo son variantes de estas 2:

  • No tengo tiempo.
  • No tengo dinero.

Te diré una cosa. Cuando queremos algo de verdad sacamos el tiempo y el dinero de debajo de las piedras si hace falta por una sencilla razón: le damos prioridad. Por lo tanto, asume cuál es la prioridad que le estás dando a tu negocio.

Existe una tercera razón por la que sigues postergando la decisión, que es la de “no sé si es esto lo que realmente necesito” o “no estoy seguro de si esto va a solucionar mi problema”. Es normal que esas dudas te asalten pero eso no justifica que sigas dándole vueltas al tarro esperando que se te aparezca la Virgen para que te diga lo que tienes que hacer. Si no lo tienes claro infórmate y una vez lo hayas hecho simplemente decide. Evidentemente puedes equivocarte y elegir mal, pero estar dándole vueltas durante meses o incluso años, te lleva a andar en círculos constantemente y eso se traduce en perder el tiempo y el tiempo es oro y el oro, en este caso, es sinónimo de vida, y sólo tú puedes decidir cómo quieres vivirla.

Si te equivocas, habrás aprendido del error y estarás mejor preparado para tu siguiente elección. Así funcionan las cosas cuando de avanzar y mejorar se trata.

Postergar contactar con nuevos clientes potenciales

Ésta es un clásico y déjame que adivine lo que se te pasa por la cabeza…”seguro que me dicen que no”, “cómo me van a recibir a mí que soy un mindundi”, “seguro que no me hacen caso”, etc…Párate un momento a pensar lo absurdo de la situación.  Antes de contactarles tienes las mismas probabilidades de que te ignoren que de que te reciban, al 50%. Necesitas clientes y por lo tanto tienes que salir a buscarlos, permitir que te vean, que sepan de ti. Hazte la siguiente pregunta: ¿cuántos hace falta que me hagan caso para ganar el dinero que quiero ganar? No hace falta que te reciban todos, sólo unos pocos y esos pocos no han de ser necesariamente los que tú piensas que deberían ser. ¿Qué más te da? No te empeñes en uno en concreto, limítate a fluir y a dejar que te encuentren y que ellos también te elijan. Saca lo mejor de ti y lúcete. Postergar contactar con nuevos clientes potenciales es sinónimo de perder oportunidades y por lo tanto de perder dinero.

Postergar hacer seguimiento a tus clientes

Otro clásico y una trampa mortal en la que te confieso que caí durante mucho tiempo (para mí la palabra seguimiento era como si no existiera en el diccionario). Pensamientos que se te pasan por la cabeza “van a pensar que soy un pesado”, “no quiero agobiar”, “para qué insistir si ha dicho que no”…

Aquí es importante que aprendas a distinguir cuándo un cliente te da un NO rotundo y definitivo y cuando simplemente no lo tiene claro y te dice que ahora no, que más adelante quizás. Si el NO lo tiene claro, entonces no insistas porque lo siguiente que te pueden decir es aquello de “¿qué parte del NO no has entendido?”. Ahora bien, cuando percibas dudas en la persona, dale un poco de espacio y tiempo y vuelve a retomar el tema cuando lo consideres oportuno porque puedes encontrarte un SÍ por respuesta sin apenas darte cuenta. Ten en cuenta que una de tus funciones como vendedor es ayudar a las personas a tomar una decisión. Unas veces esa decisión será a tu favor y otras no, pero lo cierto es que si no vas no has ido y nunca lo sabrás. De nuevo, postergar hacer seguimiento de tus clientes, es sinónimo de perder oportunidades y por lo tanto de perder dinero.

Una de tus funciones como vendedor es ayudar a las personas a decidir Clic para tuitear

Decía Voltaire que Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan. Por lo tanto, no postergues más ni tu preparación ni generar oportunidades. Es algo que está únicamente en tu mano. Tú decides.

¿Se te ocurre alguna acción más que tienes tendencia a postergar? Compártela en los comentarios para que pueda ayudarte.

Y si estás postergando algo en tu proyecto emprendedor por miedo a cometer errores, llévate ahora mi curso gratuito de los 13 errores, basado totalmente en mi experiencia. Dicen que de los errores se aprende y sí, es cierto, pero mejor aprender de los errores ajenos, ¿no crees? Es mucho más cómodo 😉 Aquí te cuento algunos de los que yo misma he cometido y de lo que ahora, con lo que sé, haría para no caer en ellos. No postergues y llévatelo ahora 😉 No tienes nada que perder y mucho que ganar.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes y ayúdame a hacerlo llegar a más personas. No dejes para mañana darle al botón en el que puedes hacer click hoy… Gracias 😉

 

 

 

 

Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en

Azucena Fraile Muñoz

La coach de los profesionales que quieren reinventarse a los 40 at AzucenaFraile.com
De ingeniero superior de telecomunicaciones a coach y mentora independiente, desde 2011 ayudo a otros profesionales a dar el paso. Estrategia y superación personal para que consigas más dinero y más libertad con tu negocio de consultoría, coaching o terapias.
Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en