El miedo al cambio: cómo gestionarlo en 5 sencillos pasos

Da igual si el cambio es a mejor, si es elegido, como si te viene impuesto, sean cuales sean los motivos que lo desencadenen, el miedo al cambio siempre va a existir. Es humano. Y como todos los miedos, cuanto más te resistas a no sentirlo más lo vas a sentir. Por lo tanto, si tienes miedo al cambio, empieza por aceptarlo porque entra dentro de la normalidad. Y también es importante aceptar desde el principio que una cosa es prepararse para hacer ese cambio y otra muy distinta controlar absolutamente todo para que las cosas salgan exactamente como quieres, tanto en el contenido (lo que quieres) como en la forma (que el camino que te gustaría sea el que finalmente te lleve donde tú quieres).

Prepararte te ayuda a gestionar el miedo al cambio. Pretender controlarlo todo hace que sea mucho más intenso y te paralice. Simple, ¿verdad?

Prepararte te ayuda a gestionar el miedo al cambio. Pretender controlarlo todo hace que sea mucho más intenso y te paralice. Clic para tuitear

Por lo tanto, lo que más mitiga el miedo al cambio es la acción, ponerte en marcha, dar un paso y después otro, corregir el rumbo por el camino desandando lo andado si fuera necesario. Ahora bien, esa acción ha de tener sentido para ti, tiene que estar estratégicamente pensada y requiere cintura para cambiarla si descubres que te aleja de lo que quieres o te puede acercar pero te complica demasiado la vida.

Por eso es importante que antes de hacer cualquier cambio en tu vida, independientemente de la trascendencia que pueda tener para ti, sigas estos pasos.

1.- Ten claro por qué lo quieres hacer

Esta pregunta no es de respuesta inmediata aunque la mayoría de las veces dicha respuesta sea de lo más simple. Lo haces porque es lo que te gusta, porque es lo que amas de verdad, porque te pone como una moto sólo pensar en ello, porque ya estás harto de la situación que estás viviendo y ha llegado el momento de dar el puñetazo en la mesa, o porque quieres darle a alguien en las narices y demostrarle que puedes. Las razones sólo tú las conoces y tan válidas son las que nacen del amor, como las que lo hacen desde el dolor. Ambos van a ser motores que te muevan a lo largo del camino. Lo importante es que cuando describas tu «por qué», sientas un cosquilleo que te impulsa a caminar y no poder parar. Explora lo que te mueve sin juzgar. Por el camino ya corregirás todo lo que tengas que corregir o cambiarás tu por qué si fuera necesario. Pero ten presente siempre cuál es en cada momento.

2.- Deja claro para qué lo haces

Pareciera que es lo mismo que antes, pero hay matices. El «por qué» son las razones que explican el querer hacer el cambio. El «para qué» tiene más que ver con lo que quieres conseguir: más libertad, más fama, más prestigio, más amor, más vida, más equilibrio, más bienestar…Igualmente tú decides cuáles son tus necesidades, qué es lo que te hace sentir bien en la vida. De nuevo explora en tu interior sin dejarte deslumbrar por las vidas de los demás. Estamos en la era del postureo donde nada es lo que parece y donde lo que para otro es maravilloso a lo mejor para ti no lo es porque, sencillamente, no es lo que quieres. De nuevo, cuando definas tu «para qué», analiza lo que sientes, porque si no te mueve, ese «para qué» no es lo suficientemente fuerte para ayudarte avanzar.

Cuando me he desviado de mi camino y de repente me he visto haciendo cosas que no me aportaban o empeñada en algo que en el fondo no me gustaba y me hacía sentir infeliz y frustrada, volver a estos básicos y revisarlos ha sido mano de santo para reajustar el rumbo. Además en todo tu proceso de cambio, vas a evolucionar y también vas a cambiar tú, porque sencillamente el cambio te hace experimentar cosas nuevas y descubrir nuevos gustos, deseos y pasiones. Mi recomendación por lo tanto es que los tengas presentes SIEMPRE y te hagas ambas preguntas cuando te sientas bloqueado.

3.- Define cómo lo quieres hacer y planifica

Aquí entran en juego ni más ni menos que tus prioridades. Por ejemplo, si una de tus mayores prioridades es el equilibrio de tu vida personal y profesional, tener tiempo para estar con tus hijos, etc, eso es lo que ha de regir tus horarios de trabajo, el tipo de cliente con el que trabajes, probablemente preferirás trabajar en casa o cerca de ella y buscarás la manera de crearte fuentes de ingresos que no requieran tanto tu presencia física.

Si por el contrario lo que te gusta es viajar por el mundo, no es muy aconsejable que elijas un modelo de negocio en el que trabajes todo el rato en casa, o te sentirás como un león enjaulado.

Estos dos ejemplos que te he puesto son opciones perfectamente válidas. De lo que se trata es de averiguar qué es lo que va contigo y lo que no y sobre todo, qué vida quieres vivir. Por eso es tan importante tener claro los puntos 1 y 2, porque ambos van a marcar la manera de hacerlo, y la felicidad y la satisfacción tienen tanto que ver con lo que quieres como con la manera en la que quieres conseguirlo. De nuevo, céntrate en ti, porque en la medida en la que construyas un negocio y/o un estilo de vida a tu imagen y semejanza fluirás más y serás más feliz. Por lo tanto, hazte tu propio plan. Si te sientes demasiado perdido y no acabas de tenerlo claro, puedo ayudarte en encontrar el rumbo que mejor se adapte a ti. Habla conmmigo y te cuento cómo 👇

4.- Da el primer paso

Cuando inicio el trabajo con un cliente suele estar en un momento de parálisis en el que quiere el cambio pero no sabe cómo. Además funciona con el patrón del todo o nada. Por ejemplo, si quiere dejar su trabajo para dedicarse a algo diferente, aunque tenga claro lo que quiere conseguir, pretende hacerlo por las bravas, es decir, dejo mi trabajo aunque sea con una mano delante y otra detrás de hoy para mañana y me centro en lo que quiero. Dicho de otra manera, dar el salto sin red no sólo da miedo sino que te genera una presión que te impones a ti mismo que sólo te lleva a paralizarte más y a cometer errores que podrías evitar. Ponerte una fecha de salida tiene sentido siempre y cuando sea algo realista y te pongas a trabajar en esa dirección paso a paso.

Por lo tanto, deja de agobiarte con querer pasar de 0 a 100 en un tiempo que es irreal para ti, y empieza por definir el primer paso: formarte, ponerte en manos de un mentor que te guíe y te enseñe a hacer el camino más fácil, testar tu servicio a ver cómo puede funcionar, etc. Lo importante es dar ese primer paso, el que te resulte más fácil y te acerque a lo que quieres conseguir. El siguiente vendrá acto seguido y si has definido bien los 3 puntos anteriores, no te costará en absoluto dar esos pasos porque sentirás en tu interior el impulso que necesitas para hacerlo.

5.- Date permiso para decir no por el camino

Bien, ya estás en marcha que es lo importante. Ahora toca observar lo que te llega, de dónde te llega y si encaja en tus prioridades para decir sí o no. Andar el camino no es ni más ni menos que una sucesión de decisiones que vas tomando para acercarte más y más a lo que quieres.

Andar el camino no es ni más ni menos que una sucesión de decisiones que vas tomando para acercarte más y más a lo que quieres. Clic para tuitear

Me dirás, ¿y si me equivoco?. Tranquilo, porque te vas a equivocar sí o sí por una sencilla razón: estás aprendiendo. Ahora bien, si tienes claro cuál es tu rumbo (pasos 1, 2 y 3) y te permites decir NO por el camino a lo que no quieres, estarás haciendo que los errores sean de menor calado. Y si te metes en algún charco que no esperabas, te aseguro que el aprendizaje se multiplica por 10 y el siguiente paso que das es para subir 3 ó 4 peldaños de golpe. Explora, experimenta lo nuevo tomando riesgos que puedas controlar, empieza haciendo las cosas en pequeño para probar, y si te encajan sigue adelante y amplíalas.

Tus prioridades marcan tus límites y estos son necesarios para alcanzar tus metas. En este artículo te cuento más sobre cómo hacerlo y por qué 👇

Poner tus límites, garantía de éxito

Por último…

Sé paciente. Si observas la naturaleza verás que todo tiene un período de gestación hasta que se produce. Tú mismo has necesitado un tiempo para formarte en el vientre de tu madre antes de nacer. Todo llega a su debido tiempo siempre y cuando trabajes con constancia en lo que quieres, tomes decisiones, actúes y corrijas el rumbo cuando sea necesario. Estos 5 pasos son la brújula que te llevará a alcanzar tus metas, creéme😉

¿Te sientes estancado en tu negocio o no sabes ni cómo empezar? Empieza ya a cambiar tus resultados apuntándote a mi entrenamiento gratuito CÓMO VENDER SIN AGOBIARTE Y CONSEGUIR INGRESOS TODOS LOS MESES y accede a mis clases gratuitas en directo en las que te enseño a creer en ti y vivir la vida que quieres.

Apúntate aquí 👇

Training online

Cómo vender sin agobiarte y conseguir clientes todos los meses

Llévate gratis las claves para vivir de tu negocio de servicios

¿Te ayudó este artículo? Sé generoso, comparte en tus redes, comenta, envíaselo a quienes también les pueda ayudar. Gracias😉

Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Información básica sobre protección de datos:

  • Responsable: Azucena Fraile Muñoz
  • Finalidad: responder a tu comentario.
  • Legitimación: tu consentimiento a través de este formulario.
  • Destinatarios: No tenemos previso ceder sus datos a terceros, salvo por obligación legal. 
  • Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar, suprimir, portabilidad y oposición a tus datos. Los datos de contacto serán almacenados en GetResponse Sp. z o.o., mi proveedor de mailing. 
  • Info adicional: puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en el enlace al pie de esta página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.