Las 10 excusas que te impiden tener éxito en tu negocio y cómo superarlas

Te diré una cosa, sólo cuando haces lo que realmente tienes que hacer las cosas salen. Tardarán más o tardarán menos porque siempre hay un margen para el error y un tiempo necesario para aprender de él y tomar decisiones. Y ya te aviso que tener 4 pequeños escarceos con la venta o la promoción para buscar clientes y haber tenido un NO por respuesta en todos ellos no significa que no tengas futuro ni que estés gafado. Significa que no has hecho lo suficiente aunque te lo parezca.

La acción que hagas ha de ser masiva y acertada y hasta conseguirla has de superar el miedo y/o el malestar por el rechazo y creer firmemente en que lo que quieres lo puedes conseguir. A lo mejor lo consigues de una manera diferente a como lo habías pensado en un principio pero eso forma parte del juego porque te recuerdo que a la hora de poner en marcha un negocio y hacerlo crecer has de aprender a convivir con Doña Incertidumbre.

Sólo cuando haces lo que realmente tienes que hacer las cosas salen. Clic para tuitear

Lo cierto es que sólo desde una toma de datos con cierto volumen podrás extrapolar resultados y llegar a conclusiones que te permitan tomar decisiones cada vez más acertadas.

Ese proceso, lo sé por experiencia (y no sabes cuánto), es incómodo y te lleva a ponerte una serie de excusas que podemos reducirlas a dos únicos motivos.

  • No crees que lo puedas conseguir
  • No quieres pagar ciertos peajes para conseguirlo

El segundo punto a su vez puede ser por dos motivos

  • Porque en el fondo no quieres enfrentarte a lo incómodo
  • Porque no te compensa

Lo primero tiene solución si tú quieres. Lo segundo significa entonces que tienes otras prioridades en la vida en cuyo caso te recomiendo que dejes de intentarlo. No pasa nada. A veces creemos que queremos algo pero cuando nos ponemos a ello nos damos cuenta de que no lo queremos tanto y preferimos otras cosas. Lo importante es que tengas claras cuáles son tus prioridades. Por eso es importante que siempre te respondas a esta pregunta:

¿POR QUÉ QUIERO VIVIR DE MI NEGOCIO?

Sólo si tienes una razón de peso (si tienes varias mucho mejor) que sea realmente importante para ti saldrás adelante y dejarás poco a poco de ponerte cualquiera de las siguientes excusas (no todas, pero muchas de ellas me las he puesto en algún momento de mi proceso). Lo importante es que sepas que son excusas, no realidades.

1. No tengo dinero para invertir

Salvo que estés en una situación de quiebra absoluta sin tener apenas dinero para cubrir tus necesidades básicas, lo del “no tengo dinero para invertir” suele ser una excusa (yo también me la he puesto más de una vez teniendo de sobra para ello pero prefería destinarlo a otras cosas). Sé lo que pasa, al principio de cualquier negocio hasta una cantidad mínima te parece un mundo y eso es por una sencilla razón: porque no has entendido aún los beneficios que tiene invertir en determinados aspectos clave para tu negocio. Al principio tendrás que invertir un mínimo en imagen y mucho en darte visibilidad y en formarte para aprender precisamente a hacerte visible y saber vender. Todo lo que inviertas ahí lo recuperarás con creces y podrás reinventirlo para mejorar tu imagen, tu comunicación y seguir formándote en todo lo que tenga que ver con marketing y ventas y nuevas herramientas que faciliten ambas facetas.

2. Aún no es el momento

Siempre que escucho esta excusa, la persona en cuestión lleva años sin hacer nada, o mejor dicho, lleva años haciendo todo aquello que va exclusivamente encaminado a tenerlo todo perfecto. Los pasos hacia mostrarse para llegar al cliente son nulos. Dicho de otra manera, tomar cursos relacionados con la venta y no ponerlos en práctica es como el que tiene tos y se rasca la barriga. Si inviertes en tu formación es para poner en práctica lo aprendido y recuperar tu inversión cuanto antes, ¿no crees?

3. No tengo tiempo

Dirás que no le das prioridad y las razones pueden ser muy personales y cada uno tiene las suyas. Además en la vida no hay una prioridad única, hay varias, unas son realmente importantes y otras no y según el momento de vida vamos dando más peso a unas que a otras. Pero párate a pensar…cuando quieres algo de verdad estoy segura de que sacas el tiempo de debajo de las piedras y dejas otras cosas a un lado si hace falta.

Si no le das prioridad o bien es porque tienes miedo o simplemente no es lo que quieres. Si estás en este segundo caso asume de una vez que tu negocio no es prioritario para ti o que vivirlo como un mero entretenimiento con el que disfrutas es lo que realmente quieres. No pasa nada y no serás ningún fracasado por ello. Lo importante es que dejes de engañarte y salgas del continuo “quiero y no puedo”. Si lo quieres de verdad encontrarás la manera y el tiempo para poder hacerlo.

4. No sé vender

Pues aprende. Es la única respuesta que te puedo dar y te aseguro que somos muchos los que hemos partido de cero en esto de la venta. En mi caso yo creo que partía de un -10. Si yo he podido, ¿por qué tú no?

5. Es que la gente no quiere

Como te comentaba al principio, para llegar a esa conclusión has tenido que poner en marcha una acción masiva por distintos flancos y esa acción ha de ser muy enfocada en un tipo muy concreto de cliente para el que quieres trabajar. Si no está donde piensas estará en otra parte pero tendrás que buscarle. Si no aparece o cambias de cliente o cambias de problema para el que tienes solución. Sólo la acción, el ensayo y el error te llevarán a apuntar el tiro hacia el lugar correcto y lo acabarás consiguiendo.

Sólo la acción, el ensayo y el error te llevarán a apuntar el tiro hacia el lugar correcto y lo… Clic para tuitear

6. ¿Y si luego no sale?

¿Y ahora qué está saliendo con lo que “haces”? Lo pongo entre comillas porque a lo mejor lo que sucede es que no estás haciendo nada o no estás haciendo lo que realmente tienes que hacer (normalmente lo que hay que hacer es incómodo y por eso no lo haces). Esto sólo se resuelve tomando responsabilidad sobre tus acciones y no acciones y asumiendo las consecuencias. De nuevo te toca pasar por la acción, el ensayo y el error y no una vez sino varias porque es la única manera de aprender. Te aseguro que al final tendrás tu recompensa y a lo mejor más satisfactoria de lo que pensabas.

7. Prefiero ir con calma y no precipitarme

Una cosa es ir con cautela y otra que el miedo te lleve a la calma chicha.  Si no haces lo que tienes que hacer, ¿qué te lo está impidiendo? ¿hasta cuándo vas a aguantar? Déjame que adivine…lo de ir con calma lo dices en cuanto tienes que hacer algo que tenga que ver con promocionarte y vender(te). Todo maestro fue antes aprendiz así que cuanto antes te pongas a aprender y a practicar antes llegarás al punto en el que quieres estar con tu negocio.

Si no haces lo que tienes que hacer, ¿qué te lo está impidiendo? ¿hasta cuándo vas a aguantar? Clic para tuitear

8. No estoy lo suficientemente preparado

Esta es la excusa del eterno cursillista. Si tienes ese perfil estarás formándote toda la vida y no pondrás nada en práctica por lo que te seguirás sintiendo inseguro. También está la otra opción que consiste en liarte a hacer cursos de los que no tocan y que normalmente tienen que ver con la disciplina profesional que desarrollas. Siento decirte que la preparación de verdad te la va a dar la experiencia en marketing y ventas y la que tiene que ver con cambiar tu mentalidad.

9. ¿Y si luego no puedo atender a todos los clientes que me lleguen?

¿Y si te centras en atender de momento a los primeros y vas viendo qué pasa? Cuando lleguen en tromba encontrarás la manera de atenderlos, créeme. Esa manera de pensar es miedo a recibir, miedo al éxito, una de las formas de autosabotaje más habituales. En este artículo te cuento cómo superarlo.

10. Mi familia/pareja/amigos no me apoyan

Salvo que se hayan cansado de apoyarte porque seas un bala perdida que lleves toda tu vida viviendo como la lechera del cuento y arrastrando a las personas de tu entorno a situaciones que no desearías para ti tampoco, llegará un momento en el que tendrás que decidir si quieres vivir su vida o la tuya. Darás ese paso cuando asumas la responsabilidad absoluta de tus acciones y ten por seguro que los que de verdad te quieran te apoyarán o si no lo hacen porque quieren protegerte, al final estarán ahí a tu lado arropándote sin juzgarte en las duras y en las maduras. En las decisiones importantes es cuando te conoces de verdad a ti mismo y a los demás y es inevitable que haya personas que se queden por el camino porque sencillamente era necesario para tu propio desarrollo como persona.

¿Y tú? ¿Qué excusas te pones?  Deja un comentario. Me los leo y respondo todos 😉

Continúa aprendiendo para conseguir tu sueño de vivir de tu negocio de consultoría, coaching o terapias con mi entrenamiento online gratuito Los 3 errores de base por los que no vendes tus servicios de consultoría, coaching o terapias y cómo solucionarlos. Si corriges esto y lo aplicas correctamente te aseguro que va a haber un antes y un después en los resultados de tu negocio.

¿Me ayudas a llegar a más personas?. Comparte el artículo en tus redes. Gracias 😉

 

 

Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en

Azucena Fraile Muñoz

La coach de los profesionales que quieren reinventarse a los 40 at AzucenaFraile.com
De ingeniero superior de telecomunicaciones a coach y mentora independiente, desde 2011 ayudo a otros profesionales a dar el paso. Estrategia y superación personal para que consigas más dinero y más libertad con tu negocio de consultoría, coaching o terapias.
Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en