Cómo superar el agotamiento y la desilusión en 3 sencillos pasos

Siempre digo que emprender cualquier negocio es una carrera de obstáculos y cuando tu negocio consiste en ofrecer tus propios servicios, los obstáculos pueden llegar a ser mucho más grandes porque entran más variables en juego de lo normal que te sacuden en tus cimientos como persona, me explico…

  • Lo que te hace ilusión de verdad es ejercer tu profesión pero el primer obstáculo que te encuentras es que para ello tienes que hacer algo para lo que no estás entrenado y te resistes a aprender y cuando te pones a ello lo haces sólo de vez en cuando y a regañadientes: promocionarte y vender.
  • Asocias muchas veces tus resultados a tu valía como profesional, llegando incluso a cuestionarla. Eres tu peor crítico.
  • Tienes que poner precio a lo que haces y eso es casi como ponerte precio a ti mismo.
  • Tu mayor trabajo es traer trabajo y está por delante de ejercer esa profesión que tanto amas.

Me centro en este último punto y lo desarrollo un poquito más…

Cuando eres empleado digamos que el trabajo que tienes que hacer, en general, te viene dado porque ya hay alguien que se encarga de traerlo. Sin embargo, cuando eres tu propio jefe, el único responsable de traer trabajo a tu negocio eres tú (esa es la parte menos romántica de todo esto). La mayoría de los problemas vienen porque no acabas de asumir esta responsabilidad y función de tu nuevo rol. Insisto, tú y sólo tú eres responsable de traer trabajo a tu negocio y eso pasa por realizar una de las labores más desgastantes a nivel emocional que existen y que al mismo tiempo es la piedra angular para que cualquier negocio funcione: LA CAPTACIÓN.

Cuando eres tu propio jefe, tu mayor trabajo es traer trabajo (=clientes) a tu negocio Clic para tuitear

¿Y por qué digo que es desgastante? Porque…

  • Primero: requiere acción diaria y constante y el crecimiento de tu negocio depende de la calidad y de la cantidad de dicha acción.
  • Segundo: te enfrentas al rechazo que tiene a su vez 2 formas de manifestarse.
    • Con un NO claro y rotundo, que aunque escueza, ya sabes lo que hay.
    • Con la más absoluta indiferencia en forma de falta de respuesta, compromiso o palabra por parte de muchas personas con las que contactes.

Es cierto que una parte de esa captación puedes automatizarla a través de campañas de anuncios en redes sociales que lleven a las personas a hacer click en tu página web y tengas un sistema de suscripción, pero sólo con eso no es suficiente. Al final tienes que combinar acciones offline y online que te den visibilidad suficiente en el lugar adecuado para captar la atención de aquellas personas para las que lo que tú ofreces les va como anillo al dedo. Y eso no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Es un arduo trabajo de ensayo y error que tienes que ir midiendo. En otras palabras, como jefe de ti mismo que eres, tienes que analizar datos y tomar decisiones para encaminarte a donde quieres llegar. Tú llevas los mandos de la nave, no lo olvides nunca, y no puedes dejar las cosas al azar de a ver si suena por casualidad la flauta de Bartolo que tiene un agujero sólo 😉 , porque entonces estás muerto.

Todo esto genera en ti un desgaste emocional que te lleva muchas veces al agotamiento, a la desesperación y a la desilusión. Sí, eso también forma parte del camino y dependiendo de cómo lo manejes llegarás a tu destino o renunciarás al primer envite.

Tu éxito depende en buena parte de cómo manejes la desilusión por el camino Clic para tuitear

La buena noticia es que hay formas de manejar esa desilusión por la que sin duda vas a pasar muchas veces, y te cuento cuál es la mía, porque sí, a lo largo de los años que llevo siendo mi propia jefa, he tenido muchos momentos de esos y sigo teniéndolos aunque ya son de baja intensidad y me duran muy poco, precisamente porque aplico a rajatabla estos 3 sencillos pasos que comparto contigo ahora que no nos lee nadie 😉

 

Deja salir la frustración y la rabia

Ampararse en esa falsa actitud positiva del “no pasa nada, todo está bien”, es lo más parecido a tomarse un calmante y una vez que se pase el efecto volverás a sentirte igual o peor porque te pusiste una venda en los ojos (no hay peor ciego que el que no quiere ver). La buena gestión emocional pasa en primer lugar por permitirte sentir lo que sientes. Date permiso para sentir lo que sientes, como digo, y acto seguido date permiso para liberarte de lo que sientes. No tapes la emoción que te atenaza pero tampoco te quedes anclado en ella.

 

Revisa lo que te llega y cómo te ha llegado

Revisa qué clientes te están llegando y qué estás haciendo para que lleguen. ¿Qué puedes mejorar? Aquí te cuento paso a paso cómo detectar lo que está fallando y por dónde empezar a hacer cambios para que tus resultados mejoren.

 

Mantén al día tu cuaderno de logros y agradecimientos

Este ejercicio es algo que siempre les recomiendo a mis clientes. Es muy sencillo y ni te imaginas los efectos tan beneficiosos que tiene si eres constante. Antes de acostarte anota tus logros del día y da gracias por todo lo conseguido, pero no así en plan mogollón, sino de manera específica. Al principio es posible que no seas capaz de ver nada. Insiste. Entrena tus ojos para ver con gafas de aumento lo que logras porque es la clave para mantener alta la motivación y que los bajones emocionales que puedas tener sean simples bachecillos que no afecten a tu ritmo diario de trabajo. Concentrarte en este ejercicio y escribirlo en un cuaderno antes de acostarte son mensajes positivos de hechos reales que van directamente a tu inconsciente cuando duermes y al día siguiente te levantarás de otra manera. No es brujería, haz la prueba 😉 Llegará un momento en el que no necesitarás anotar nada porque tu mente estará enfocada en lograr en vez de en perder.

Por último, cuando te sientas perdido y te invada la desilusión, vuelve siempre a tus cimientos: recuerda cuál es tu sueño y para qué lo quieres conseguir. Si todo eso es más fuerte que los sinsabores que te vas a encontrar por el camino, entonces superarás cualquier obstáculo. Si ni tu sueño ni tu para qué tienen fuerza, no te embarques en un viaje de aventura y riesgo como es el de lanzarte a ser tu propio jefe emprendiendo tu propio negocio de servicios

Y ahora ponte manos a la obra…¿Cuáles son los logros y agradecimientos que vas a anotar en tu cuaderno hoy? Anímate a compartirlo en los comentarios.

Continúa aprendiendo para conseguir tu sueño de vivir de tu negocio de consultoría, coaching o terapias con mi entrenamiento online gratuito Los 3 errores de base por los que no vendes tus servicios de consultoría, coaching o terapias y cómo solucionarlos. Si corriges esto y lo aplicas correctamente te aseguro que va a haber un antes y un después en los resultados de tu negocio.

¿Me ayudas a llegar a más personas?. Comparte el artículo en tus redes. Gracias 😉

 

 

 

Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en

Azucena Fraile Muñoz

La coach de los profesionales que quieren reinventarse a los 40 at AzucenaFraile.com
De ingeniero superior de telecomunicaciones a coach y mentora independiente, desde 2011 ayudo a otros profesionales a dar el paso. Estrategia y superación personal para que consigas más dinero y más libertad con tu negocio de consultoría, coaching o terapias.
Azucena Fraile Muñoz
Sígueme en