Bienvenido a mi blog

CREE EN TI · ENFOCA · CRECE

Mindset: cuando dejes de pensar así, triunfarás

Por mucho que te apliques en aprender técnicas y estrategias para tu negocio, te confirmo que mientras tu mentalidad no cambie (el famoso “mindset” del que tanto se habla) olvídate de llegar donde quieres llegar. De que tu mentalidad cambie o no depende el que evoluciones o te estanques.

Y es que mientras tu cabeza no haga click te pasarás todo el rato implementando “estrategias infalibles” que a ti no te funcionarán. Así de simple y así de duro.

 

¿Cuándo hacemos click?

Cuando tomamos conciencia de lo que nos sucede a nivel interno, de cuáles son las vocecillas que nos rondan en la cabeza cuando nos sentimos inseguros ante una determinada situación y lo que eso nos provoca y una vez que lo tenemos identificado empezamos a cambiar el hábito.

Sí, la vida es una sucesión de “clicks” o dicho de otra manera, de saltos evolutivos que se producen en la medida en la que vamos cambiando nuestra actitud frente a los cambios hasta que de repente nos damos cuenta de que algo ha cambiado porque lo que nos llega, lo que recibimos, lo que obtenemos, es diferente.

Recuerda el famoso dicho de “el que la sigue, la consigue”, pero también te digo que si tratas de conseguirla haciendo siempre lo mismo te vas a dar de bruces todo el rato. El dicho sería más completo si fuera “el que la sigue probando de todas las formas habidas y por haber hasta hacer click, la consigue”.

Igualmente, cuando seguimos obteniendo más de lo mismo y ese “más de lo mismo” no nos gusta, es señal de que estamos estancados. ¿De cajón, verdad?

La cuestión es saber en qué medida contribuyen al estancamiento nuestros pensamientos. ¿Eres realmente consciente de cómo te influye en tu vida tu manera de pensar?

La variedad de lo que se nos puede pasar por la cabeza es tremenda y cada persona es un mundo, pero hay una serie de patrones de pensamiento muy típicos que se dan a la hora de desarrollar un negocio que quiero que identifiques porque si es eso lo que piensas mientras no lo cambies, te garantizo que te va a dar igual.

Así que no pierdas el tiempo y ponte manos a la obra a trabajar tu “mindset”, o sea, tu mentalidad empresarial, si quieres de verdad triunfar. Y para mi triunfar es un concepto que va mucho más allá del reconocimiento o del dinero. Para mí triunfar es lograr llevar la vida que deseo para ser feliz.

¿Cómo funciona nuestra mente?

Muy fácil. Su objetivo es confirmar lo que dice, llevar la razón, vamos que tiene un ego de 3 pares de narices, pelotas y de ahí para arriba (o para abajo). Por lo tanto, buscaremos de manera inconsciente aquello que le dé la razón a nuestra mente porque así estará contenta, porque queremos satisfacerla.

Con lo cual hay que combatirle con sus mismas armas, es decir, buscando cosas que nos den la razón a nosotros para demostrarle a la mente que estaba equivocada. Porque lo que realmente confirma la realidad de lo que somos es lo que estamos obteniendo.

Por otra parte, no sirve sólo con cambiar el lenguaje. El click de verdad, el salto evolutivo, se produce cuando a fuerza de cambiar ese lenguaje, lo sientes en tu interior y te lo crees. Sabrás que esto sucede, no sólo porque te sentirás mucho mejor, sino porque tus resultados empezarán a cambiar. Dicho de otra manera, el salto lo darás cuando lo que piensas lo sientas por dentro y lo vivas.

Pero vamos ya con los pensamientos…a ver si te suenan de algo.

Me van a decir que no

De los creadores de “me van a decir que no” también tenemos “ya verás como al final me dicen que no”, “ya verás como al final no lo quieren”, “ya verás como tenía yo razón y esto se va al garete”… Esta retahíla de “hit parades” aparecen cuando no nos valoramos lo suficiente, cuando no creemos en nosotros mismos ni en lo que ofrecemos. En el fondo lo que nos estamos diciendo es “no me lo merezco” y como no me lo merezco y sé que me van a decir que no y como el que la sigue la consigue, estás buscando sin darte cuenta situaciones en las que seguro que te acaban diciendo que no. Si esto se repite en el tiempo, no es que el mundo esté contra ti, es que algo tienes que cambiar dentro de ti.

Me van a robar la idea

Éste es típico en los comienzos de cualquier negocio o en nuevos lanzamientos. “Mi tesorooooooooooooo”. Si pones un celo excesivo para que no te roben atraerás a los ladrones para confirmar que eso es cierto y puedas decir eso de “si ya lo sabía yo, ¿ves como no me equivocaba?” y tu mente se habrá apuntado un nuevo tanto. La tontería se te quita cuando te das cuenta de que vivimos en un Gran Hermano (internet) y que nadie está a salvo. Y además, ¿para qué quieres estar a salvo? Si temes que te roben la idea no la vas a mostrar y si no la muestras ¿quién te la va a comprar?. Además, ¿quién te dice a ti que tu idea es infalible y que va a funcionar?. Tendrás que materializarla, ponerla en marcha, probarla y nada de eso lo puedes hacer si te la guardas en la faltriquera (esto no es ninguna cochinada, sino un bolsillo que se ata a la cintura).

Los demás lo hacen mejor que yo

Si lo hacen mejor que yo, ¿para qué me voy a esforzar?. Y es entonces cuando te conviertes en mediocre y colorín colorado este cuento se ha acabado. ¡Estancado de por vida!. ¡Alegríaaaa! Claro que también puede suceder al revés y puedes caer en la trampa de pasarte la vida formándote y no pasar nunca a la acción de campo, o sea,  a salir ahí fuera con tus aciertos y tus errores a ponerte a prueba y trabajar para ser cada día la mejor versión de ti mismo. Piensa siempre que eres diferente y que esa diferencia va a ser la que marque tu posicionamiento, o sea, aquello por lo que te identifiquen los demás. Tu campo de juego se define a partir de ahí.

Sí, ya, pero es que…

Después de los puntos suspensivos invéntate una pega, la que sea. Cuando ante una novedad lo primero que haces es ponerle pegas antes de haberla escuchado bien y sobre todo, de haberla probado no sabrás si eso funciona o no. Y en el supuesto de que no funcione, ya sabrás por qué no lo hace, es decir, tendrás un aprendizaje supervalioso para futuras cosas que vengan. Podrás hablar con conocimiento de causa. Por lo tanto, abre tu mente y aunque al principio no creas mucho, atrévete a probar, pero ¡no te cierres en banda!. Muchas veces esto sucede cuando lo más importante para ti es llevar la razón o bien no te quieres desprender de lo que ya no sirve porque piensas que lo tiras a la basura. Lo que ya no sirve no significa que no haya servido en otro período de tiempo y en otras circunstancias. Por lo tanto, da las gracias a lo que te ha acompañado hasta ahora en tu andadura, déjalo ir y ábrete a lo nuevo.

De los creadores de todas las anteriores viene ésta con la que ya cierro el artículo…

Se van a ir a la competencia

Recuerda que tu mente busca para conseguir confirmación de lo que dice. Vamos que al final se irán y por puro aburrimiento porque por evitar que se vayan a la competencia, el ser humano puede ser capaz de cualquier artimaña por rastrera que parezca. Esa forma de pensar denota inseguridad, falta de creencia en uno mismo, falta de liderazgo. Y en el supuesto de que apliques todas esas artimañas y al final consigas retener a alguien, ¿qué precio estás pagando por ello?. Entre otras cosas, vivir angustiado.

Si algo de esto te suena, no es grave, lo grave es que te suene y aún a sabiendas de hacia dónde estás condenado a ir sigas cargando con ello en la mochila y no hagas nada para cambiarlo.

Si tienes algún pensamiento estrella del que te quieras deshacer, compártelo en los comentarios y vemos cómo puedes empezar a darle la vuelta para pasar a otro nivel.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
TRABAJA CONMIGO

TRABAJA CONMIGO

Supera tus miedos, da el primer paso y comienza a transformar tu vida.Te mereces ser feliz.

hablemos
Artículos que te pueden interesar:
sígueme en las redes sociales

Artículos relacionados

2 comentarios en «Mindset: cuando dejes de pensar así, triunfarás»

  1. Pues no sé si es un pensamiento brillante pero te puedo confesar que me ha pasado ayer antes de poder leer tu post. Me di cuenta de que sibilinamente esos pensamientos van dominando mi quehacer, lo bueno del Mindfulness es que entrenas el darte cuenta y… Pero me dije voy a hacer un post para mi blog, y en eso estoy. Trataré este tema desde mi experiencia copiándote esa gracia que tienes por faltriquera.
    Gracias «Hermana» (perdón, quise decir Fraile 😉

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.