Bienvenido a mi blog

CREE EN TI · ENFOCA · CRECE

Entornos: dime con quién andas y te diré cuál es el futuro de tu empresa

«Dime con quién andas y te diré quién eres» y es que según quien eres realmente, así serás capaz de hacer, y en función de lo que hagas y de cómo lo hagas tendrás un resultado u otro. Y en la lista del «hacer» hay algo fundamental en los negocios y es establecer relaciones porque la calidad de las relaciones que establezcas y las personas de las que te rodees determinan en gran parte el éxito de cualquier negocio.

Pero, ¿qué es lo que marca la diferencia a la hora de elegir correctamente? Bajo mi punto de vista y por mi experiencia, dos cosas:

  • Lo claro que tengas lo que buscas («¿qué quiero?»)

  • El entorno en el que te mueves («¿dónde lo puedo encontrar?»)

Lo primero tiene que ver con el foco, es decir, el grado de claridad que tengas acerca de lo que quieres conseguir (visión) y de las estrategias a poner en marcha para lograrlo (el cómo).

Lo segundo, por supuesto tiene que ver con lo primero, pero me atrevo a decir que en mayor medida tiene que ver contigo y lo preparado que estés mentalmente para moverte en los entornos que realmente necesitas moverte.

Tengo mis dudas de si venimos del mono o de la oveja porque lo cierto es que las personas tenemos un componente «borreguil» bastante arraigado, que nos lleva a movernos en entornos en los que jamás encontraremos lo que queremos dejándonos llevar por la masa y lo peor de todo es que una vez dentro nos resistimos a salir esperando que las cosas cambien. Si hay algo que caracterice a las personas de éxito es que son capaces de virar rápidamente cuando caen en entornos equivocados.

Y es que el paso previo para encontrar a tus clientes y a los mejores socios o colaboradores para tu negocio es moverse en los entornos donde están. Sin embargo, la tendencia muchas veces, principalmente en las fases iniciales de cualquier proyecto empresarial, es a moverse donde nunca van a aparecer. Y claro luego vienen las quejas de que no encuentro clientes, de que no hay manera de colaborar con nadie y acabar entrando en barrena pensando que el mundo está contra mí…

¡¡Socorrrro!!

Un ejemplo muy típico y que afecta a muchos emprendedores en sus inicios es que se tiene la tendencia a juntarse para hacer negocio con los de la misma «especie», es decir, se pretende hacer negocio con alguien que está tan perdido o incluso más perdido que tú.

Muy distinto a eso es juntarte con personas que estén viviendo un momento parecido al tuyo para poder compartir experiencias e intercambiar información porque siempre va a ser enriquecedor y además todo el mundo te va a entender y no vas a ser visto como «un bicho raro» ni vas a tener a nadie que te esté dando la matraquina constantemente diciéndote que estás loco, que te la vas a pegar y todo ese discurso que no es otra cosa que los propios miedos de la persona que te lo dice.

¿Por qué sucede esto? Porque sencillamente tenemos tendencia a movernos en entornos que nos resultan cómodos, dicho de otra forma, nos movemos en entornos para los que estamos preparados mentalmente para movernos.

¿Cuál es la consecuencia? Que se crea una endogamia en la que no te comes un rosco.

Que conste que esto es normal y que todos hemos pasado por ello. Pero lo que quiero es que te des cuenta y empieces a pensar de manera diferente para salir de ahí porque mientras no lo hagas no crecerás.

¿Cuándo estás preparado mentalmente?

Estarás preparado mentalmente cuando sientas de verdad en tu interior lo siguiente (sin vocecillas internas que te boicoteen):

  • Tienes una seguridad aplastante en ti mismo y en lo que haces.

  • Estás decidido a salir de tu zona cómoda y abrirte a otras formas de hacer y de pensar.

  • Dejas el ego en casa y estás dispuesto a escuchar a tus clientes para pensar en términos de soluciones para ellos que sean rentables para ti.

  • Eres humilde y estás dispuesto a rodearte y aprender de aquellos que te llevan varios pasos por delante.

  • Dejas de querer llevar la razón y buscas la cooperación en vez de la competición.

Todo eso es posible si y sólo si estás dispuesto a trabajar tu interior y a deshacerte de aquellos patrones de comportamiento que te llevan a hacer lo contrario de todo lo que te acabo de mencionar. Vamos que o te trabajas ciertas cosas o seguirás moviéndote en una dirección que no te lleva a ninguna parte.

Así que si no estás consiguiendo lo que quieres párate y mira a quién tienes a tu alrededor y aunque a veces sea duro, mírate en ellos porque todo lo que nos rodea es un reflejo de nosotros mismos y las personas también.

Algunas recetas para salir de ahí

Básicamente se trata de que te conviertas en una esponja ávida de absorber aprendizaje para ponerlo en práctica.

Te cuento algunas cosas que a mí me han funcionado.

Rodéate de gente que sepa más que tú y aprende de ellos

Esto es fundamental porque te conectas a una energía diferente que es contagiosa. Observa cómo piensan y cómo actúan y trata de repetir lo que ellos hacen para aprender. Eso sí, siempre a tu estilo y sin convertirte en un clon. Tu personalidad es lo que va a marcar la diferencia, nunca lo olvides. Una forma de rodearte de esas personas es formar parte como freelance de equipos de trabajo de proyectos empresariales más grandes que el tuyo pero que tengan que ver con lo mismo que tú haces. Algo que te dé la posibilidad de seguir a tu aire pero con un paraguas que te proporcione cierto respaldo.

Sigue blogs de gente que te aporte

Esto está en línea con lo anterior pero en el mundo online. Empápate de todo lo que te aportan y observa muy bien cómo lo hacen y aprende para incorporar las buenas prácticas que veas a tu negocio.

Únete a grupos afines a tus intereses y participa activamente

Combina además el mundo online con el mundo offline. Linkedin por ejemplo,  tiene grupos para aburrir, elige los que te interesen. Participar activamente significa ver las publicaciones de los demás y comentar sobre ellas y al mismo tiempo hacer tus propias publicaciones. Y grupos offline también los hay a patadas así que nada de quedarte en casa y sal por ahí a lucir el palmito. Si no sabes dónde buscar, «san google» te lo encuentra.

Haz balance en tiempo y beneficios

Para cada acción que hagas date un tiempo razonable para experimentar y haz balance de lo que has invertido y de lo que has obtenido. Si eliges algo de pago has de ser mucho más meticuloso todavía. El beneficio mídelo en términos de dinero y de aprendizaje que has tenido.

Sé abierto y cauto a la vez en tus elecciones

De lo que se trata es de que aprendas a confiar sin hacerte pajas mentales. Me explico. Ten visión de qué es lo que quieres conseguir con esa colaboración, pero desde el aquí y el ahora. No pienses en el siguiente paso cuando todavía no has dado el anterior.

«Háztelo mirar»

Si quieres de verdad mejorar es necesario que te trabajes tus miedos y tus inseguridades y la mejor forma de hacerlo es poniéndose en manos de profesionales. Elige al profesional adecuado según el momento. Como ya he comentado en otras ocasiones yo tengo a mi lado a mi propia coach pero a lo largo de mi trayectoria como emprendedora, he acudido a diversos profesionales tanto del mundo de la terapia como del coaching siempre que lo he necesitado, porque sé que cuanto más barreras sea capaz de superar en mejores condiciones estaré de aportar más a mis clientes. No tengas reparo en pedir ayuda. Uno solo no siempre es capaz de salir de determinados bucles.

¿Y cómo sabrás que estás en los entornos adecuados? Muy fácil. Observa tus resultados. Los números cantan pero no es lo único. Cuando en tu vida empiecen a aparecer personas excelentes que ves claramente que van varios pasos por delante de ti y que están encantados de que les acompañes en el camino, entonces has dado un salto de esos cuánticos y estás «condenado» a prosperar.

Si te ha gustado este artículo, sé generoso y compártelo en tus redes sociales . Y no dejes de compartir tus opiniones más abajo. Me encantará leerlas. ¡GRACIAS!

Y CONSEGUIR INGRESOS TODOS LOS MESES

 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
TRABAJA CONMIGO

TRABAJA CONMIGO

Supera tus miedos, da el primer paso y comienza a transformar tu vida.Te mereces ser feliz.

hablemos
Artículos que te pueden interesar:
sígueme en las redes sociales

Artículos relacionados

4 comentarios en «Entornos: dime con quién andas y te diré cuál es el futuro de tu empresa»

  1. ¡Excelente!
    El desconcierto nos lleva a elegir gente con la que no sentimos cómodos.
    Rodearse de personas más completas nos lleva a la perfección, a la plenitud.
    Trabajar los miedos e inseguridades es, como dices, fundamental. Pedir ayuda es un gesto sabio, si bien esto requiere una fuerte implicación para ahondar en nuestro interior y pasar por un proceso que a veces resulta doloroso.
    Cambiar patrones mentales no es fácil. Engañarse y no querer verlo –y, sobre todo, no trabajarlo–, garantía de un fracaso.
    Muchas gracias por el post.
    Enhorabuena por lo bien que lo expresas.

    Responder
    • Muchísimas gracias, Carlos!. Has resumido muy bien con tus palabras la esencia de lo que quería transmitir. Al final sólo hay una manera de progresar: arriesgar y exponerse. Cada inseguridad que uno vence es una dosis más de sabiduría que nos chutamos!!;-)

      Responder
  2. ¡Cómo eres corazón!
    bueno, estoy en fase de comprobación pero me has servido en eso de pararme para ver qué quiero conseguir.
    Muchas gracias, siempre tan oportuna. Te voy a llamar la chica stopper.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.